500 encinas truferas en Ferrangortea

En el norte de Artajona se encuentran los  montes de Ferrangortea. Es una sucesión de pequeñas colinas de unos seis kilómetros que van desde el Dolmen de la Mina hasta la ermita de Santiago. Atraviesan los pueblos de Añorbe, Artajona, Obanos y Mendigorría. En medio de esta pequeña cordillera, siguen apareciendo distintas joyas arqueológicas como el Dólmen, menires, misteriosas ollas o el poblado de Gazteluzar.

Pues en mitad de ese paraje, que todavía no han sido masacrados con ningún parque eólico, vamos a tener una pequeña joya más.

A los que les gusta pasear por la zona a pie o en bicicleta de montaña recordarán la parcela que justo arriba del monte y junto a una palomera estaba abandonada y llevaba años sin producir.

Algún tractor solía labrarla cada cuatro o cinco años, con el único fin de no dejar de percibir las subvenciones y machacando los arbustos que comenzaba a reconquistar el terreno perdido para la naturaleza. Muchos años nadie se molestaba ni en sembrarla con lo que el terreno estaba abonado a la erosión.

Afortunadamente y gracias a la iniciativa de dos de nuestros vecinos, no solo va a cesar esta gestión “chapucera e inmoral” sino que la parcela va albergar un pequeño tesoro para nuestro monte y nuestro entorno.

La iniciativa consiste en la plantación de 500 árboles para la producción de  trufa.

Enrique Hurtado Balda (Bocinas) y Pedro Ruben Lizarrusti (Liza) son los promotores y emprendedores vecinos que han puesto en marcha esta hermosa iniciativa.

Es la segunda plantación de trufas de Bocinas que ya tiene unos 85 árboles en Aitakaio. Casi todos son carrascas pero también hay quejigos.

Bocinas junto a una de las encinas truferas en Aitakaio

Tendrán que pasar bastantes años hasta que consigan cosechar los primeros frutos de su campo de trufas y sortear bastante problemas y dificultades.

En la visita a la parcela vimos como con todoterrenos habían accedido hasta la misma y pisoteado varios de los árboles.

Antigua senda que ya es camino por el que acceden a la parcela desde el Dolmen

La rentabilidad de la inversión en una parcela de cultivo marginal es incierta. Pero los amantes de la naturaleza comenzaremos desde ya a disfrutar de esta iniciativa. No cosecharemos trufas pero si una gran satisfacción al ver como cada año los arbolitos siguen creciendo o como comienzan a dar  bellotas.

Por eso desde Aitakaio queremos daros las gracias y hacer un llamamiento al propietario de la parcela ( el Ayuntamiento de Artajona) para que ayude a nuestros vecinos y amigos en este proyecto ilusionante.

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s